FRAY MATIAS DE CORDOVA Y ORDOÑEZ
EMANCIPO DE ESPAÑA A LAS PROVINCIAS UNIDAS DE CENTROAMéRICA

Por: J. Mario García Soto.

El 20 de abril de 1768 en la villa de Tapachula, nació Matías Antonio Córdova Ordóñez, hijo de don Pedro Rafael Córdova y doña Josefa Ordóñez. Tuvo tres hermanos: Paulina, Pablo y Julián y su infancia la pasó al lado de sus padres, en su pueblo natal en donde aprendió sus primeras letras.

Desde pequeño mostró tener mente privilegiada y, teniendo su familia mediana instrucción y ciertas comodidades, lo enviaron a estudiar a la capital, Ciudad Real, ingresando al Seminario para seguir la carrera eclesiástica.Desde el inicio de sus estudios en el seminario fue un alumno sorprendente, distinguiéndose notablemente al dominar con facilidad el latín, aprendió de manera admirable, escribiéndola con perfección y elegancia al tal grado que más tarde todas sus obras las escribió en ella, y dedicó el resto de su vida a su total perfeccionamiento.El 16 de Septiembre de 1781, al terminar sus primeros estudios en Ciudad Real, fue enviado a la Universidad de San Carlos Berremeo, en Guatemala, ahí estudió filosofía y teología, materias que dominó amplia y perfectamente.

Se ordenó sacerdote en 1792, a la edad de 24 años, tomando los hábitos de Santo Domingo de Guzmán y el título de "FRAY MATIAS DE CÓRDOVA Y ORDÓÑEZ". 

Continuó con sus estudios buscando las obras de escritores europeos de fama para alimentar su alma, ávida de conocimientos profundos, sólo que no permitiendo la Iglesia obras materialistas o profanas, tenía que leerlas a escondidas.

En 1793 en Guatemala, fray Matías de Córdova fue nombrado profesor de las cátedras de Filosofía y Teología del Seminario en que estudió, descollando pronto y notablemente, que revolucionaron la enseñanza. Se dedicó, además, a escribir obras de importancia que son leídas hasta nuestros días, publicando "Un Compendio de Filosofía", que fue muy aceptado, y la fábula que tituló "Las tentativas del león" y "El éxito de su empresa". 

Don Flavio Guilíén, dice de él: "... En Guatemala pocos datos hubieron de sus primeros años de estudiante. Pero se da a conocer repentina y estruendosamente en un Concurso de Mérito, convocado por la Sociedad de Amigos del País, esa egregia Institución que, a través de vicisitudes y contrariedades, estimulaba en lo privado el progreso de la provincia, con más eficacia que un Ministro de Fomento".

"Esa Sociedad tuvo la idea patriótica de abrir un certamen con premio de medalla de oro y título de Socio de Mérito al que presentara el mejor estudio sobre el tema siguiente: Demostrar con solidez y claridad, las ventajas que reportarán al Estado, de que todos los indios y ladinos de este Reino, se calcen y se vistan a la española y las utilidades físicas, morales y políticas que experimentan ellos mismos; proponiendo los medios más suaves, sencillos y practicables, para redimirlos al uso de estas cosas sin violencia, coacción ni mandato. Será preferido al que en igualidad de circunstancias, manifieste mejor, por vía de aplicación las mismas ventajas que tendrá al Estado y a los indios y ladinos, el que se haga general el uso de cama y otros muebles domésticos y de necesidad, y la mejora de las habitaciones ..."

El curso revistió toda la solemnidad, pues tuvo 18 jurados, y fueron diez los trabajos presentados, de los que por eliminatorias fueron reduciéndose a cuatro, y de entre éstos uno sólo atrajo la atención de los jurados, que fue el del padre Matías de Córdova, que desde luego fue felicitado por los Jurados y el público, al ser aprobado por aclamación su trabajo; siendo invitado a la sesión solemne en que debería imponérsele el galardón, al mismo tiempo que se le daría a conocer como Socio de Mérito de la Sociedad.

En el mismo concurso participó Julián, hermano de Fray Matías, que se encontraba en Guatemala, y obtuvo mención honorífica.

El trabajo de Fr. Matías se dio a conocer ampliamente en folletos y en todas las formas de publicidad; por cuyo motivo un escritor guatemalteco escribió esta frase: "El reverendo padre Córdova, cuya literatura y bien dirigidos conocimientos, le hacen uno de los sabios a quienes con mayor gusto concedemos nuestra amistad ... "

Fr. Matías soñaba con la patria, por lo que en 1800 volvió a San Cristóbal, abandonando honores y alta posición que sus propios méritos le hacían acreedor en tierra guatemalteca. 

Desde su llegada fue nombrado profesor del Convento de los Dominicos de la ciudad cristobalense, en que años antes iniciara sus estudios, a cuya Orden pertenecía, en las mismas cátedras de Filosofía y Teología, que desempeñó a satisfacción de sus superiores alumnos.

Existiendo, sin embargo, descontento en la Provincia de Chiapas entre los dirigentes católicos por pertenecer a Guatemala, en unión de otros religiosos formó el Padre Matías el proyecto de dividir a Chiapas de aquel dominio; pero reconociendo sus altos dotes a él se confió la misión de trasladarse a España a gestionar tal separación.

En 1803 se embarcó el padre Matías de Córdova a España para desempeñar la delicada misión, alojándose durante su larga permanencia en el Convento de la Pasión, de Madrid, y tocándole allá la invasión de las tropas napoleónicas y el ataque a la capital el 2 de Mayo de 1808, viéndose obligado a huir en unión de las Cortes, extraviándosele por este motivo importantes documentos y manuscritos de obras que había escrito en momentos desocupados, quedando éstos sin publicarse; sin embargo, pudo editar otras, que han llegado también hasta nuestros días: "Las Prelaciones de los Libros de Elocuencia" y "Análisis de la Oración de Cicerón por la Ley Manilia".

Durante los cinco años de permanencia en España, Fr. Matías se dedicó al estudio con el objeto de capacitarse más, llegando a penetrarse tanto de los métodos de enseñanza que, inspirado en ello, llegó a desarrollar su famoso "Método Fácil de Lectura y Escritura", propio para la enseñanza de los indios y que puso en práctica al volver a la patria, distinguiéndose como un Pedagogo.

En Septiembre de 1809 retornó el padre Córdova a México, sufriendo en el viaje el robo de su equipaje, al ser asaltado en alta mar el barco en que viajaba por un corsario francés; al llegar a San Cristóbal se le dio un jubiloso recibimiento por traer de Europa mejores enseñanzas para el pueblo, nuevas instrucciones para su Orden y por el éxito de sus gestiones; fue tan modesto que, después de informar sobre su misión, volvió a sus humildes labores y principalmente a continuar su benéfica obra de redimir al indio, en su afán de arrebatarlo del oscurantismo, y ayudando en lo general a los pobres en todas las formas posibles.

Con el objeto de poner en práctica su Método de Lectura y Escritura, en Febrero de 1810 fundó una escuela de enseñanza primaria, de la que fue Director. Causó novedad y, sobre todo, gran utilidad al indígena, por estar sabiamente estudiado a ese fin; siendo tan efectivo el aprendizaje que a los 15 días de funcionar el plantel, hizo la primera demostración pública, comprobándose que todos los alumnos sabían leer y escribir, asistiendo al acto las autoridades civiles y dirigentes eclesiásticos.

En 1815 su religión lo condecoró con el grado de Presentado y Maestro, y con elegirlo Provincial. Al mismo tiempo fue designado Párroco de la Ciudad de Comitán, en cuyo puesto continuó su fructífera labor en bien del desvalido y del pueblo en general, captándose inmediatamente las simpatías de los habitantes de la región, y convirtiéndose en consejero de autoridades y pueblo, por la confianza que inspiró.

En 1821, Chiapas formaba parte de las 6 provincias de Centro América, constituidas por Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, y regidas por la Capitanía General de Guatemala; por lo que al proclamar Iturbide el Plan de Iguala el 1º de Marzo de ese año, cundió el movimiento de emancipación por todo el Continente. Sin embargo, estas provincias no se resolvían a dar el paso de independencia, que precipitó Fray Matías con gran visión política y decisión propia de su temperamento, pues habiendo estado en España pudo calcular la capacidad política y militar de ésta, comprendiendo que no tendría la suficiente fuerza moral ni material para retener el dominio de América, y menos cubrir todos los frentes de batalla. Entonces pactó con las autoridades civiles y militares de Comitán para llevar a cabo el acto de independencia, de la Ciudad y su comprensión territorial del dominio de Guatemala y España, con el apoyo del pueblo, que estaba de su parte.

Con tales apoyos, se decidió a dar cima al problema, el más arduo y trascendental de la historia de América Central, desde su conquista tres siglos antes; y teniendo todo preparado, invitó al pueblo para el domingo 28 de Agosto de 1821, diciendo la primera misa en la Iglesia de San Sebastián, a las 6 a.m., y terminando ésta recomendó al pueblo concurrir sin falta a la misa de 8, en el Templo principal, Santo Domingo. Allí, con sus dotes de gran orador sagrado, habló de las libertades humanas, condenó la cobardía, para entrar al tema de la independencia y los motivos que existían para aspirar a ser libres de toda autoridad y dominio extranjero, y cuando el ambiente estaba preparado, proclamó desde el púlpito la INDEPENDENCIA de Comitán del dominio de Guatemala y España, haciendo una invitación pública a las demás ciudades y pueblos de la Provincia, como a las provincias centroamericanas, para seguir el ejemplo de Comitán.

Todos los presentes respondieron con aclamaciones de júbilo, aprobando las palabras de Fray Matías; pero al pasar después a la Sala Capitular del Ayuntamiento para redactar el acta y firmarla, surgieron algunos opositores, que fueron los ricos y terratenientes, pretextando éstos carecer de elementos de guerra y de dinero para repeler cualquiera agresión extraña. Surgió entonces la señorita Josefina García, que tomó la palabra a fin de aprobar el paso dado, y dirigiéndose al Padre Matías de Córdova le propuso en alta y fuerte voz: "Y si usted nos lo permite, padre, podemos pactar con los hombres para que ellos se queden al cuidado de los hogares y los niños, mientras nosotras las mujeres iremos a combatir a la frontera ...". Las palabras de la valiente señorita García fueron recibidas con delirante entusiasmo por el público, aplaudiéndola y vitoreándola al mismo tiempo que a la independencia; con lo que los hombres ya no esperaron más, y pidieron se redactara el acta para firmarla, ofreciendo su dinero y sus armas en defensa de la causa.

Fr. Matías envió después correos a Ciudad Real, Tuxtla, Quetzaltenango y Guatemala, con cartas para amigos, haciendo invitación formal para secundar el movimiento de emancipación lo que no se dejó esperar, pues el 3 de Septiembre siguiente lo secundó Ciudad Real, el 5 Tuxtla y el 15 Guatemala y las demás provincias de Centroamérica. Fue por consiguiente el padre Matías de Córdova la chispa que encendiera la hoguera de libertad de la región istmeña desde Chiapas hasta Costa Rica.

Encontrándose en Ciudad Real el Padre Matías en 1824 al discutirse la anexión de Chiapas a México o Guatemala, fue nombrado Auxiliar de la Junta Suprema Provincial para dictaminar sobre la documentación de elección de los pueblos; pero habiendo renunciado se dedicó a orientar a los habitantes para que optasen por su agregación a la nación mexicana.

En el mismo año y haciendo colectas particulares logró introducir a Chiapas la primera imprenta que adquirió en Guatemala. Esta imprenta la recogió en 1850 el Gobernador D. Fernando Nicolás Maldonado para el servicio oficial.

Con los relevantes méritos conquistados ya como Sacerdote al servicio del pueblo ya como Maestro, ya como escritor, ya como pedagogo, ya como político, etcétera, en 1828 lo nombró el Gobernador, Lic, José Diego Lara, Director de la primera Escuela Normal que hubo en el Continente Americano; haciéndose la declaratoria siguiente: 

"... Honra muchísimo al Gobierno del Estado Mexicano de Chiapas que el 20 de Marzo de 1828 y a instancias de Fray Matías de Córdova se erija con el Decreto que sigue la primera Escuela Normal que existe en el Continente Americano ..."

El Decreto dice: 

"... El Honorable Congreso se ha servido resolver lo siguiente: 
Art. 10.-El Gobierno de acuerdo con Fray Matías de Córdova hará que antes de 60 días se funde en esta Capital la Escuela Normal de Enseñanza Primaria, bajo el Método inventado por dicho religioso, quien como autor ha ofrecido dar un curso ..." 

El plantel fue inaugurado el 18 de Mayo de ese año con la asistencia del Gobernador del Estado.

Fray Matías de Córdova y Ordóñez falleció el 17 de Octubre de 1828 en el pueblo de Chiapa a la edad de 60 años a consecuencia de hidropesía, siendo Prior del Convento de Santo Domingo, de Chiapa.


OPINIONES SOBRE LA PERSONALIDAD DE FRAY MATIAS

Don Flavio Guillén, al escribir sobre la muerte del Padre Matías de Córdova se expresó de la siguiente manera:

"... En su tumba bien se pudo haber grabado una lápida con la siguiente inscripción:

AQUí YACE UN RELIGIOSO EJEMPLAR, POETA. PREDICADOR, FILOSOFO, PEDAGOGO, POLíTICO, ESCRITOR, MAESTRO, ERUDITO Y HUMANISTA, PRIOR DE SU CONVENTO, PROVINCIAL Y PRESENTADO DE SU ORDEN, SOCIO DE MERITO DE LA SOCIEDAD DE AMIGOS DE GUATEMALA, FUNDADOR DE LA SIMILAR DE CHIAPAS, DE LA QUE FUE VICEPRESIDENTE, MIEMBRO DE LA ACADEMIA MATRITENSE Y FUNDADOR Y RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE CHIAPAS Y DEL CONTINENTE: FUE TODO ACCION Y HUMANIDAD, TODO ENSEÑANZA, ALTRUISMO Y BENEVOLENCIA. EMANCIPO DE ESPAÑA A LAS 6 PROVINCIAS COLONIALES QUE CONSTITUIAN SU PATRIA. JUSTO SABIO Y PRUDENTE SU LARGA VIDA SE DISTRIBUYO ENTRE SUS CUATRO AMORES: LA RELIGION Y LA LIBERTAD, 
LA ENSEÑANZA Y LA FILANTROPíA ..."

¡Paz, aún a los hombres de buena voluntad!

El distinguido historiógrafo chiapaneco, Don Angel Pola, fallecido en México, al referirse al sabio Fraile tapachulteco, dijo: "Fray Matías de Córdova como Sacerdote era el fuerte y decidido amparo de la raza indígena y directo descendiente, por su mansedumbre, de Fray Bartolomé de Las Casas y de Fray Tomás de Casillas ... " 

Atendía en todos sus problemas al indígena; visitaba los poblados y les impartía luz y socorro; recetaba medicina doméstica a los necesitados; enseñaba industrias a los obreros; pero además, su capacidad intelectual le hacía atender desde abogar en todas las formas por sus indios y los pobres, hasta dirigir una imprenta, fundar un periódico, imprimir silabarios ideados por él para trasmitirlos al ignorante, y en fin, todo cuanto estaba a su alcance para ser útil al pueblo. Nada le fue indiferente y menos imposible durante su fructífera vida."

El Presbítero Dr. Belisario Trejo, gran orador, y Vicario de Comitán, hablando del esclarecido filósofo, teólogo y pedagogo soconuscense, Matías de Córdova, al celebrarse en dicha ciudad el primer centenario de la independencia de Comitán e inicio de la de Centroamérica, el 28 de Agosto de 1921, se expresó así: "... Y todavía no hay en el Estado un monumento que proclame la grandeza y haga perdurar la memoria de este varón preclaro, honra de Chiapas y México entero ..."

En Guatemala, la Asamblea Legislativa expidió el Decreto No. 1704, en el primer centenario de su muerte, el 17 de Octubre de 1928, bajo los auspicios del Gobierno del Gral Jorge Ubico, en que dispuso:

"'. . . SE MANDA ERIGIR EN LUGAR ADECUADO, EN LA CIUDAD DE GUATEMALA, LOS BUSTOS EN BRONCE DE LOS POETAS GUATEMALTECOS FRAY MATIAS DE CORDOVA Y
RAFAEL LANDIVAR.. ."

¿Se le considera guatemalteco ...? Posiblemente al darse cuenta del olvido en que se le mantiene por parte de las autoridades y pueblo de aquende el Suchiate porque el nombre de ese gran chiapaneco que honró a su tierra natal, Tapachula, a Chiapas y México entero, merece un recuerdo más grandioso, más perdurable, más hondo, que llegue más al fondo del corazón de los mexicanos.



tapachula@soconusco.com
Copyright
© 2000 SOCONUSCO.COM